Maqui Berries

 

 

El Maqui crece de modo Silvestre entre la Patagonia chilena y la remota región antártica. Esa localización, debida a la lejanía con las grandes ciudades, se mantiene limpia y cristalina, siendo un paradero idóneo para que crezca este maravilloso fruto. Los indios Mapuche la han apreciado des de tiempos inmemorables, considerándola una planta sagrada, usándola tradicionalmente para tratar la fiebre, dolor de garganta, inflamaciones, diarrea, úlceras, hemorroides y tumores. Eran consumidas tanto por las mujeres parturientas igual que por los guerreros antes de las batallas para tener fuerza y resistencia. Esta etnia ha sido uno de las más longevas del planeta, siendo quizás esta deliciosa baya uno sus secretos.

Lo más sorprendente de este fruto es su poder antioxidante, siendo el fruto con el valor ORAC más alto conocido, llegando a casi 70.000 unidades. Su potente fuerza antioxidante se debe a su contenido en antocianinas, polifenoles y bioflavonodies. Las antocianinas son las encargadas de esa característica coloración púrpura morada. Estos compuestos, según estudios modernos, parecen tener efectos antiInflamatorios, proteger contra el cáncer de colon, ser favorables para la regeneración de tejidos, para reparar proteínas dañadas en las paredes de los vasos sanguíneos, ayudando a regular los niveles de azúcar en sangre, promoviendo la pérdida de peso, reduciendo el deterioro cerebral en casos de Alzheimer, y mejorando la vista.

Está recolectada en su propio hábitat silvestre, liofilizada, y molida en polvo. Esta pequeña baya es la joya púrpura caracterizada por el intenso color morado oscuro de su pulpa, siendo su piel de un tono más negruzco. Tanto el pequeño árbol de hoja perenne que lo produce como el propio fruto
tienen un aspecto muy similar al del saúco, regalo que la naturaleza nos proporciona como un dulce elixir para nuestra salud. Tiene un agradable sabor entre dulce y agrio.

El Maqui

El pueblo mapuche, que hasta entrado el siglo XX
destacaba por sus numerosos individuos con longevidades
extraordinarias, consideraban al maqui una planta sagrada,
siendo quizás ese uno de los secretos de su esperanza de
vida.

IMG_1047
Arbol de Maqui

Antes de la entrada del maqui en la escena nutricional internacional, y más especialmente en el sector de los superalimentos, el podium estaba encabezado por su primo amazónico, el Açaí, seguido de los arándonos, ambos en tonos azul y morado, seguido de la granada y el mangostán en tonos más granates, luego ya con niveles considerablemente
más bajos están las frutas pequeñas de color rojo como las frambuesas y las fresas.

IMG_0194

El pigmento que podemos apreciar cuando se añade en un desayuno
Puede ayudar a evitar Innumerables patologías, como diversos tipos de cáncer, artritis reumatoide, diabetes, Alzheimer o Parkinson; patologías que están asociadas al estrés oxidativo y a la inflamación de ciertos tejidos, ahí es donde entra en juego el papel de los
antioxidantes, tanto como ayuda al tratamiento, como a nivel preventivo. Esa es la principal causa de la ferviente escalada en búsqueda por todo el planeta de los alimentos
más antioxidantes por parte del consumidor, especialmente en el mundo occidental, reflejo de un estilo de vida, por supuesto también sujeto a modas, más o menos pasajeras,
y a tendencias de mercado.

Información nutricional:

De su peso total, una cuarta parte son hidratos de carbono, de los cuales sólo menos de tres gramos son azúcares simples. Tiene un bajo contenido en lípidos y proteínas, no
llega ni al diez por ciento en ninguno de ambos casos. Contiene ácidos grasos omega 6 y omega 9. Contiene vitamina A, la que puede contribuir a una inmunidad
saludable, una buena visión y a la salud ósea.

Es rica en vitamina C usada en el organismo para muchas y variadas
funciones, vitamina B1 que podría ayudar a un buen funcionamiento mental y un buen metabolismo, también potenciando esta función la vitamina B3, además de
promover un crecimiento celular normal.

Contiene magnesio, hierro, calcio y potasio.
Según estudios modernos, el maravilloso maqui podría:

-Fortalecer tu sistema inmunológico

-Aumentar la energía y los niveles de estamina

-Contiene potentes propiedades antiInflamatorias

-Reduce el efecto del envejecimiento

-Desintoxica y limpia el cuerpo

-Ayuda a bajar de peso naturalmente

-Provee una fuente excelente de fibra dietética

Destaca especialmente su alto contenido en fibra, tanto soluble como insoluble, en
una proporción elevada en comparación a otras bayas.
Una buena salud intestinal es imprescindible para una buena salud general, ahí el importante papel de una buena ingesta de fibra alimentaria a diario.

Pero por lo que realmente destaca esta maravillosa baya,
es por sus micro-fitonutrientes, esa es su peculiaridad donde reside
su asombroso potencial antioxidante.

Precauciones:
No hay contraindicaciones, ni efectos secundarios, ni
malas interacciones conocidas del maqui.
Y en principio no parece que deban haber.

Presentación:
La mayor parte del maqui que se encuentra en el mercado,
es el resultado de su pulpa liofilizada, y molida en polvo,
recolectada en su propio hábitat silvestre con certificación
ecológica.
Esta pequeña baya es la morada joya austral
con la que la naturaleza nos ha regalado como un dulce
elixir para nuestra salud.
Tiene un interesante y agradable sabor entre dulce y agrio, que puede ser usado en
cualquier preparación, en yogures, muesli, leches y bebidas vegetales, zumos y batidos, patés, espolvoreando en una crema de verduras o en una ensalada, o
virtualmente en cualquiera de tus recetas preferidas.

yogurt de Coco y Maqui copia

Yogurt de Coco y Maqui

No hay nada mejor que lo hecho en casa sobre todo si tenemos niños a quienes enseñarles desde pequeños estas super CRUDIDELICIAS

ingredientes

2 Coco tierno
1/2 Probióticos en polvo.
1 cuchara de Maqui

Instrucciones

Abrir los coco en cuatro partes y saca la toda la pulpa .

ponemos la pulpa del coco en un colador y enjuagar muy bien, teniendo cuidado al pelar que no queden resto de la cáscara.

Añadir la pulpa en una licuadora y añadir el probiótico, una puntita de cuchara de café.

Batir hasta que quede con una textura suave y agradable.

Pasa la mezcla en un frasco o recipiente y cubrir la boca ligeramente con un tejido transpirable. Poner el frasco en un lugar donde sea bastante cálido, pero que le de la luz directamente.

Dejar reposar la mezcla un máximo de 12 horas, después de este punto, se puede probar para ver si está listo, debe ser un poco ácido.

Ponerlo en la nevera para detener el proceso de cultivo y ya tienes tu propio yogurt perfectamente natural, libre de lácteos.

Servir con frutas frescas o granola, batidos y frutas.

Notas:

Si deseas endulzarlo te recomendamos que sea con Azúcar de coco, Xilitol o Sirope de Ágave crudo. Y con lo que esta !Super Rico! es el yogurt y un plátano maduro decorado con Spirulina Crunchi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s